Vida y bioética

"Es imposible más bien común sin reconocer y defender el derecho a la vida, en que se fundan todos los demás derechos inalienables de los individuos y de la cual se desarrollan."

– El Santo Papa Juan Pablo II, Evangelium Vitae


Cada ser humano fue creado por Dios, a su imagen y semejanza. We’ve all been redeemed by His Son and are sustained by His love. Debido a nuestro origen divino y al final, cada uno de nosotros tiene valor inestimable y dignidad incondicional, independientemente de nuestra capacidad de, Estado de la vida, o acciones pasadas. El valor de la vida humana es un regalo; no es algo que puede ser perdido o ganado.

Primer deber de la sociedad es proteger y apoyar la vida humana, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Nuestras leyes deben crear una cultura de la vida, y debe proteger a los más vulnerables entre nosotros. Prácticas que socavan el valor de la vida humana, como el aborto, eutanasia, tortura, destrucción de embriones, no tienen cabida en una sociedad justa. Al mismo tiempo, las políticas públicas deben esforzarse por crear las condiciones de vida en cada etapa para vivir en consonancia con nuestra dignidad dada por Dios.

TEMAS DE ACTUALIDAD